El hilo de cobre proporciona bienestar, relajación y sirve como repelente contra el mal olor y siendo un antibacteriano natural.

Dentro de las particularidades del hilo de cobre es que descarga electricidad estática que es absorbida por el cuerpo humano durante las actividades que realizas a lo largo del día. De esta manera, la ausencia de tensión ayuda a reducir el estrés y favorece que el sueño sea reparador.

Los tejidos con fibra de cobre previenen y eliminan bacterias, hongos y ácaros. En adición,  tienden a regenerar la piel dañada por estos microorganismos y ayudan a cicatrización de heridas.

Relacionados

No hay comentarios, ¡déjanos un comentario!


Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *